top of page
Buscar

Eso que llaman ansiedad



  • Se come las uñas

  • Se muerde las camisas

  • Abre y cierra la nevera 100 veces al día buscando algo que comer. Y se ve que tiene ansiedad

  • Se ve ansioso en el dia, nunca está satisfecho con nada

  • Cansancio

  • Se aisla de eventos familiares

  • Dolores de cabeza frecuentes

  • Irritabilidad

  • Agresividad

  • Cambios de humor


La ansiedad, es bien característica en los niños que se encuentran dentro del espectro. En una publicación de la revista Neuropsychiatry en el 2011, confirman que el 80% de los niños con autismo experimentan ansiedad y este último está asociado con una mayor severidad en sus síntomas como por ejemplo: problemas de conducta, aislamiento y dificultad en la interacción social, dificultad en mantener relaciones con sus amigos, y problemas de sueño.


Es por eso que tambien es comun ver en ellos conductas ritualistas como menciona el estudio, con el fin de controlar ese medio ambiente posible causante de su ansiedad y entonces vemos: repetición, adherencias muy rígidas a las rutinas, contar objetos, revisar los objetos una y mil veces, hacer sonidos constantes con algún objeto.


Al mismo tiempo, no podemos pasar por alto el alto nivel de estrés que ellos perciben por presentar en su mayoría problemas sensoriales. Sonidos, mucha gente, olores, colores que se encuentran en el medio ambiente ejercen un impacto sensorial muy importante que los lleva a elevar su nivel de estrés traduciéndose en ansiedad. Es por eso que los niños que se encuentran dentro del espectro y que también expresan ansiedad tienen mayores problemas en la interacción social, expresar lenguaje, mayor irritabilidad, agresión, y problemas para dormir


La química detrás de la ansiedad


Si bien es verdad que hemos escuchado que la ansiedad no se cura, entender que hay detrás de este fenómeno podría hacernos cambiar de opinión. Y aquí vengo a destacarte lo más importante


Relación alterada entre GABA y glutamato. El glutamato se conoce por ser uno de los neurotransmisores más excitatorios que tiene el cuerpo humano. Y a pesar de que necesitamos algo de emoción, este neurotransmisor se encuentra alterado en niños con autismo. Por eso están que no paran y observas: irritabilidad, ansiedad, agitación, dificultad para pasar de una actividad a otra, cambios de humor, etc

Ahora, el glutamato y su exceso debe ser degradado para encontrar un balance armónico. Y esto ocurre gracias a distintas reacciones enzimáticas para entonces obtener GABA, el que nos relaja.

La alteración de este balance es común en niños que se encuentran dentro del espectro en donde tienen más glutamato que Gaba y esto es también es causa de su ansiedad


Niveles altos de serotonina. Los niños que se encuentran dentro del espectro tienen niveles altos y mantenidos de este neurotransmisor en sangre que no es más que el encargado de regular el humor, el sueño, el apetito, y la sociabilidad. La serotonina, debe ser convertida otra vez por algunos procesos enzimáticos y así encontrar un balance. Sin embargo, debido a problemas gastrointestinales pero también genéticos esta eliminación no siempre ocurre en los niños con autismo. En el intestino, se necesita de la presencia del butirato para lograr esa eliminación. El butirato es un ácido graso de cadena corta que se forma de la fermentación entre los probióticos (bacterias) y los prebióticos (fibra). Sin embargo, debido a los muchos problemas gastrointestinales que estos niños presentan, esta eliminación no ocurre por deficiencia de butirato. Esto también se encuentra detrás de la ansiedad.


Es importante destacar que el ingrediente principal para producir serotonina en el cerebro es el triptófano que viene de las proteínas que consumimos como pollo, carne, pescado, huevos, pato, conejo, pavo. Cuando los niños dentro del espectro no tienen un adecuado consumo de proteínas, entonces la serotonina a nivel cerebral no se puede producir y la deficiencia de la misma, también está relacionada a la ansiedad


Niveles de dopamina. La dopamina es un neurotransmisor involucrado en la interacción social y conducta. Los niños que se encuentran dentro del espectro, tienen problemas con esta vía que viene determinada por mutaciones genéticas propias del autismo que los lleva a ser más susceptibles a ansiedad.


Inflamación y citocinas inflamatorias. Cuando el ser humano está sometido a continuos eventos de estrés, se liberan y producen citocinas proinflamatorias que afectan la conducta y humor. Y que puede disparar esta respuesta inflamatoria? Alimentos inflamatorios, estilo de vida, exposición a metales pesados, toxicidad, y sobrecrecimiento bacteriano es causa de ansiedad


Permeabilidad intestinal. Los niños dentro del espectro son genéticamente más predispuestos a tener permeabilidad intestinal que no es más que la apertura de la barrera intestinal que permite el paso de proteínas sin digerir, toxinas, y microorganismos a la sangre. Esto a su vez viene exacerbado con el hecho de que los niños con autismo tienen un desbalance en la microbiota intestinal (la flora bacteriana benéfica) que hace que carezcan de muchas cepas que se encargan de producir butirato, el ácido graso de cadena corta que degrada a través de reacciones enzimáticas el exceso de serotonina. Es por ello que los niños con autismo, se benefician de una alimentación que excluya alimentos inflamatorios que empeoran aún más esta permeabilidad como lo es el gluten.


Piroluria. Esto probablemente sea algo a lo que no te sientes muy familiarizado, pero déjame explicarte. Es una condición inducida por el estrés que lleva a tener deficiencias de ciertos micronutrientes como la vitamina B6, zinc y vitamina C. El desorden de los pirroles es originado por el metabolismo anormal de las hemoglobinas debido al estrés oxidativo (estrés!) conocido como HPL (Este metabolito se excreta por orina y esto es lo que se mide para saber si se tiene piroluria). Cuando se excreta HPL el mismo, arrastra consigo vitamina B6 y zinc, IMPORTANTÍSIMOS PARA CONTROLAR CONDUCTA Y ANSIEDAD. Elevaciones de HPL también está asociado a niveles altos de cobre, conocido por ser neurotóxico.


Condiciones que están asociadas a elevaciones de HPL

Autismo

Esquizofrenia

Epilepsia

ADHD

Depresion


Pero tambien

Problemas con el sueño

Problemas intestinales como la constipación

Problemas de memoria

Dificultad para concentrarse

Irritabilidad

Aumento de metales pesados

Sistema inmunológico débil: constantes gripes

Nerviosismo

Ataques de panico


Suplementación con vitamina B6 y zinc ayudan a contrarrestar el efecto de la elevación de HPL, controlar conducta y mejorar el intestino permeable.


Como ya mencioné anteriormente, la elevación de HPL en orina tiene una gran afinidad por vitamina B6 y zinc, arrastrandolas y produciendo deficiencia. La deficiencia de ambos es bien característica de los niños con ADHD o déficit de atención e hiperactividad. Como consecuencia de las deficiencias de zinc, encontramos elevación del cobre (estos dos deben estar en balance), entonces se empeora la hiperactividad. Porque? Por qué se necesita vitamina B6 para producir GABA, convertir serotonina y convertir dopamina. Todas, involucradas en ansiedad


El zinc ayuda a inhibir la absorción de cobre a nivel intestinal. Sin embargo, cuando el zinc disminuye aumenta el cobre acumulándose y produciendo conductas agresivas, cansancio mental, hiperactividad y depleta el glutatión. Este último, es el detoxificador más potente que tenemos y si no está, aumenta el estrés oxidativo ayudando a producir más HPL.


Deficiencias de vitamina B6, zinc y elevaciones de HPL está relacionado con temperamento explosivo y esto lleva a tener ansiedad, hiperactividad, problemas de sueño, déficit de atención e hiperactividad (ADHD)



¿Y la nutrición que tiene que ver?


Como hemos visto a lo largo del recorrido, la dieta tiene un impacto gigante en mantener y cuidar nuestro intestino. Ya sabemos que los niños con autismo tienen más susceptibilidad a tener un intestino permeable y eso a su vez permite el paso de ciertas proteínas a la sangre consideradas inflamatorias. Pero también te traigo otras recomendaciones:


  1. Cuidar el consumo de azúcar. El consumo de azúcar, modifica nuestra flora intestinal produciendo un desbalance de la misma y así inflamación. Esto se logra a través de tener un balance el consumo de alimentos en donde incluimos grasas buenas como aguacate, oliva, caldo de huesos y proteínas de buena calidad

  2. Eliminar granos inflamatorios como el gluten y todo lo que lo contenga. El gluten es la proteína que se encuentra en productos a base de trigo y también aceites que provengan de semillas inflamatorias como maíz, canola, soya

  3. No olvidarse de las proteínas de buena calidad. Necesitamos proteínas para formar neurotransmisores pero también enzimas que intervienen en muchas conversiones.

  4. Incluir alimentos frescos como frutas y vegetales pero también las preparaciones deben ser en casa con productos naturales y olvidarse de los paquetes y las bolsas

  5. Incluir suplementos. Ya vimos que muchos de los desbalances que vemos son producto de mutaciones genéticas propias de esta condición. Sin embargo, dichas mutaciones pueden ser modificadas y manejadas con la suplementación adecuada.

  6. Considerar un especialista en nutrición que te ayude a determinar cuál es el mejor plan de alimentación y suplementación que más se adapte a las necesidades de tu hijo.


Conclusion


A pesar de ver que muchas de las razones que pueden llevar a la ansiedad viene en nuestros genes, el ambiente y la calidad de la dieta tienen un impacto muy importante en cómo se comportan estos genes. La alimentación, es una pieza fundamental para aliviar este síntoma asociado al autismo que es la ansiedad.




Referencias



Felger, J. C. (2018). Imaging the role of inflammation in mood and anxiety-related disorders. Current neuropharmacology, 16(5), 533-558.



Nadeau, J., Sulkowski, M. L., Ung, D., Wood, J. J., Lewin, A. B., Murphy, T. K., ... & Storch, E. A. (2011). Treatment of comorbid anxiety and autism spectrum disorders. Neuropsychiatry, 1(6), 567.


Marotta, R., Risoleo, M. C., Messina, G., Parisi, L., Carotenuto, M., Vetri, L., & Roccella, M. (2020). The neurochemistry of autism. Brain sciences, 10(3), 163.


de Magistris, L., Familiari, V., Pascotto, A., Sapone, A., Frolli, A., Iardino, P., ... & Bravaccio, C. (2010). Alterations of the intestinal barrier in patients with autism spectrum disorders and in their first-degree relatives. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 51(4), 418-424.


202 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page