top of page
Buscar

Las estereotipias y que debemos saber de ellas




Conductas repetitivas, disruptivas y repetitivas, y estereotipias están entre las situaciones que más preocupa a los padres cuando asisten a la consulta de nutrición pero también la que comparten con sus terapeutas.

De acuerdo al manual de desordenes mentales diagnóstico y estadística (DSM - IV) resaltan que una característica básica en autismo es la presencia de conductas y patrones repetitivos, restrictivos y estereotipados tanto en actividades como en intereses que duran más de 4 semanas. AL mismo tiempo, dicho manual enfatiza que dichas conducta interfiere con sus actividades normales o pueden llevar a la autoagresión


Las estereotipias motoras son suprimibles, repetitivas, rítmicas, coordinadas, sin sentido, fijadas, y movimientos que siguen un patrón no funcional. Estos movimientos pueden ocurrir varias veces en el dia y la presencia de estereotipias en niños dentro del autismo va de la mano con su severidad y un desarrollo cognitivo bajo


A pesar de que no se sabe la causa específica de las estereotipias, varios científicos consideran que las mismas comprometen una clase importante de conductas que son mantenidas por un reforzamiento equivocado. Sin embargo, si se sabe que la posible base de esto es un problema sensorial que no es más que la dificultad para procesar los estímulos que vienen de afuera y por eso necesitan “engancharse” en estas conductas repetitivas para poder “calmarse”. Es muy importante aclarar que las estereotipias no son sinónimo de una conducta de autoestimulación. Es por ello la importancia de desarrollar un plan de conducta en respuesta a estas conductas estereotipadas y así evitar su recurrencia


Estereotipias, clasificación, y origen


Las conductas estereotipadas con bien heterogéneas ya que pueden ser verbales y no verbales y pueden ocurrir con objetos o sin objetos. Algunas formas involucran manierismos estereotipados y repetitivos o inclusive uso de lenguaje. Revisa los cuadros siguientes para conocer los tipos de estereotipias que están reportados.


















En relación a la clasificación y la severidad tenemos que las conductas repetitivas de baja frecuencia son asociadas a retraso en el desarrollo mientras que las de alta frecuencia están relacionadas con el autismo. En el cuadro siguiente, podrás ver que hay otra clasificación de las estereotipias que las clasifica en primarias y secundarias.






Sabiendo de qué se trata las estereotipias y su clasificación nos surge la pregunta: ¿qué o quién dispara las conductas estereotipadas o repetitivas? Excitación, estimulación, estrés, ansiedad, aburrimiento, fatiga, problemas sensoriales, demanda social pueden disparar este tipo de situaciones. Prestar atención acerca de cuál es la que más se relaciona a la realidad de tu hijo. Veo con mucha frecuencia como las madres cuando comparten su experiencia en consulta mencionan que las conductas estereotipadas casi desaparecen una vez que comienza la intervención tanto de nutrición como de terapia. Sin embargo, manifiestan que estas conductas continúan por ejemplo en el colegio. ¿Qué pasa? Sencillo, el colegio es un ambiente de mucha demanda social que puede funcionar como disparador de estos eventos, pero también si no se cuenta con el personal adecuado el niño se “aburre o aisla” y cae en engancharse en este tipo de acciones. ¡Mucho que revisar por aquí!


Es muy importante destacar que las conductas estereotipadas no son unicas del autismo, también está presente en niños con problemas sensoriales, intelectuales, o retraso en el neurodesarrollo. Y al mismo tiempo, ciertos estudios indican que este tipo de conductas en niños con un adecuado crecimiento neurológico, son consideradas parte de su desarrollo normal. Sin embargo, están presentes en un 64% de los niños con hiperactividad dentro del espectro y también aquellos que hayan mostrado pérdida de habilidades o regresión. Estas conductas son consideradas socialmente inapropiadas siendo percibidas como no relacionadas con la edad en forma, duración e intensidad. Esto a su vez ocasiona que los padres eviten cada vez los encuentros sociales trayendo a su vez consecuencias en el normal desenvolvimiento del niño nuevamente en la sociedad


A quien debemos investigar?


Hay muchas otras situaciones que pueden parecer estereotipias pero que no lo son. Este es el caso de los tics. Aquí en los siguientes cuadros, te traigo ciertos datos importantes para que puedas identificar y descartar un problema u otro








Estereotipias motoras especialmente movimientos de brazo y mano son crónicas. La severidad y la frecuencia de las conductas repetitivas en niños dentro del espectro incrementa con la edad

Es importante destacar que las estereotipias también interfieren con el aprendizaje del niño debido a lo tentado que se siente el niño en realizar esa conducta repetitiva y a ignorar el resto de lo que pasa a su alrededor


Como tratar las estereotipias


Debido a que como bien su palabra lo describe “conducta”, la solución o manejo debe ser conductual y a pesar de que no se sabe aún el papel de la medicación en estos casos, si se sabe que la terapia conductual es beneficiosa.


Resultados positivos son usualmente reportados después de la intervención conductual especialmente cuando se aplica las siguientes intervenciones conductuales




Te recomiendo revisar estas intervenciones con tu terapeuta de conducta y así establecer un plan de intervención que se aplique a la realidad de tu hijo y de esa manera ayudarlo a disminuir la frecuencia y severidad de las conductas repetitivas. Al mismo tiempo, debes hacer participe el colegio de dicha intervención


Al mismo tiempo, estudios indican que la música vibroacústica disminuye las conductas estereotipadas en individuos con autismo y problemas de neurodesarrollo. La intervención incluyendo a niños de su edad y educar acerca de cómo debe ser la interacción social, ayuda a disminuir las conductas estereotipadas en niños dentro del espectro. Al mismo tiempo, mejorar el sueño, anuncios y recordatorios antes de que ocurra el evento, relación amorosa madre e hijo, y hacer ejercicio ayudan a mejorar considerablemente este tipo de conductas.

Por otro lado, es importante destacar que ciertos estudios sugieren que la medicación con antipsicóticos ayudan de la misma manera a evitar la aparición de estas conductas. En un estudio ciego doble placebo, concluyen que la risperidona mejora las conductas restrictivas, repetitivas, y estereotipadas en niños dentro del espectro. Sin embargo el efecto de la farmacoterapia y las conductas estereotipadas no está bien estudiado


Relación problemas sensoriales y nutrición


Hemos mencionado a lo largo de este artículo que una de las causas de estas conductas repetitivas es precisamente un problema en el procesamiento sensorial que no es más que la dificultad que presentan estos niños en procesar y manejar los estímulos que llegan de afuera tal como ruidos, sensaciones, sonido, colores,visión, etc. Entonces cuando ese manejo no es el adecuado el niño, puede buscar realizar esas conductas repetitivas con el fin de regularse.

Ahora, ¿cuál es la relación entre estos problemas sensoriales y la nutrición? ¡Aquí voy!, esta es mi parte favorita


Hipócrates en su momento mencionó que todas las enfermedades comienzan por el intestino. Y al mismo tiempo mencionado que un intestino sano es un cerebro sano


El intestino humano está minado de bacterias buenas y benéficas que nos ayudan a controlar la invasión de bacterias, virus, hongos y parásitos oportunistas. Es por eso que nuestro intestino debe ser visto como un gran campo de batalla en donde el número de esas bacterias benéficas debe ser mayor que el de los microorganismos oportunistas para entonces poderlo llamar balance. Ahora cuando ese balance se rompe, y las bacterias oportunistas comienzan a ser mayor entonces hablamos de disbiosis o desbalance. Por otro lado sabemos que los problemas gastrointestinales en niños dentro del espectro son 4 veces mayores que en niños sin diagnóstico Hasta ahora todo claro!


Resulta, que los problemas sensoriales son amigos de la ansiedad y esta última está relacionada a una disminución en la producción y liberación de GABA, el cual es un neurotransmisor de calma y balance. Y adivinen en donde se produce GABA, sip, en el intestino que ya sabemos que es delicado en este grupo poblacional.


Intestino sano = suficiente producción de GABA = menos ansiedad

Intestino dañado = menor producción de GABA = más ansiedad


Por otro lado, tenemos al GLUTAMATO que es un neurotransmisor que influencia nuestra memoria, aprendizaje, pero sobre todo el que ayuda a interpretar eficazmente las sensaciones que vienen de afuera pero también es el precursor en la producción de GABA. El glutamato, también se produce en nuestro intestino gracias a las bacterias que allí habitan.


INtestino dañado = mucho o poco glutamato = problemas sensoriales


Que se concluye de todo esto? Que un intestino sano es una pieza fundamental para tener un intestino sano y por ende para trabajar los problemas sensoriales. Niños que tienen algún problema sensorial seguramente el intestino está pidiendo auxilio, eso los lleva a tener problemas en el manejo de las sensaciones y por último a presentar conductas repetitivas.


Conclusiones


A pesar de que una de las opciones que expone la literatura podría ser la medicación, y digo podría, porque aún no se tiene claro si todos los medicamentos ayudan para este tipo de conductas. Sin embargo, por otro lado si se sabe que la terapia conductual sumada a la terapia ocupacional con enfoque sensorial trae innumerables beneficios para controlar la aparición de las estereotipias siempre y cuando el intestino se encuentre en su mejor forma



Ghanizadeh, A. (2010). Clinical approach to motor stereotypies in autistic children. Iranian journal of pediatrics, 20(2), 149.


Gal, E., Dyck, M. J., & Passmore, A. (2010). Relationships between stereotyped movements and sensory processing disorders in children with and without developmental or sensory disorders. American Journal of Occupational Therapy, 64(3), 453-461.


Cunningham, A. B., & Schreibman, L. (2008). Stereotypy in autism: The importance of function. Research in autism spectrum disorders, 2(3), 469-479.


170 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page